La lavanda vuelve a estar de moda con los agricultores franceses

0
154

En su camino a través de un campo de color púrpura y verde en el sur de Francia, un tractor con garras cosecha plantas de lavanda destinadas a convertirse en aceite esencial como un sector tradicional que vuelve modestamente a la normalidad. «Son ligeramente grises porque empiezan a marchitarse, es el mejor punto para la cantidad y la calidad de los aceites esenciales», explica Vincent Jamonet, que dirige la operación en la región de Drôme, en el sudeste de Francia. Las plantas se introducen en una tolva y se llevan a una destilería cercana.

También en las cercanías, los campos de lavandín, una variedad híbrida que proporciona mayor cantidad y resiste a las bacterias, absorben el sol con un fondo apagado de la cordillera Vercors. El aroma de Lavandín se asemeja al del alcanfor, que no tiene un olor dulce como el de la lavanda. La familia Jamonet ha plantado 100 hectáreas (250 acres) de plantas aromáticas, una quinta parte de las cuales son orgánicas. Esperan ampliar su superficie de cultivo a 150 hectáreas en el futuro. Una motivación es mejorar la biodiversidad regional, otra es que «los ingresos son un poco mejores que con cultivos como el maíz, el trigo o la cebada», dice Jamonet.

Gracias a la creciente popularidad de las aromaterapias, la lavanda francesa está recuperándose de los años de decadencia provocada por las infestaciones bacterianas. Las plantas de perfumes que también pueden utilizarse en cosméticos, medicamentos y productos para el hogar «son el único cultivo en Francia cuya superficie está aumentando», señala Laurent Quadrio, de la organización regional de agricultura Drôme. Todavía representan una pequeña fracción de los millones de hectáreas de tierras cultivadas del país, pero se han expandido de 2010 a 2016 en alrededor de 40 por ciento a 53.000 hectáreas (130.000 acres), mientras que las tierras de cultivo en general están siendo mordidas por la expansión de las áreas urbanas.

El número de productores ha pasado de 1.000 a unos 1.400 y Francia cuenta ahora también con 120 destilerías.

«Es un sector en el que uno puede ganarse la vida y en el que los jóvenes agricultores pueden empezar a trabajar», dice Alain Aubanel, jefe de la federación Cihef que se ocupa de la producción de aceites esenciales.

El aceite de lavanda destinado a perfumes, aromaterapia y cosméticos se vende a un precio de entre 100 y 150 euros el kilo, mientras que el lavandín, utilizado en detergentes y jabones, se vendió el año pasado por 28-40 euros, lo que representa un aumento del 20 por ciento con respecto al año anterior y del 30 por ciento en los últimos cinco años, dice Aubanel. Sin embargo, Francia tiene que enfrentarse ahora con Bulgaria, que se convirtió en el líder mundial de la producción tradicional de lavanda el año pasado y aspira a una cosecha récord en 2019, señala.

Con el objetivo de Bulgaria de producir 600 toneladas este año, el doble de su producción en 2018, superará en cinco veces a la producción francesa. En lugar de intentar competir por volumen o por reparto, los agricultores franceses pretenden producir un producto de mayor calidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here