John Lewis lanza un programa de reciclaje para sus envases

0
46

Todos somos muy inteligentes cuando se trata de reciclar en nuestra cocina, desde el papel y el plástico hasta el vidrio y el abono. Pero los desechos de nuestro baño cuentan una historia diferente. El año pasado, el sector de la belleza produjo más de 142.000 millones de unidades de envases y la mayoría de ellos terminaron en vertederos del océano. Esto es aterrador si se tiene en cuenta que la ONU predijo que nuestros océanos transportarán más plástico que los peces para 2050 y declaró nuestra situación actual como una «crisis planetaria».

Hay muchos factores que explican por qué los desechos de nuestro baño son un problema. En primer lugar, muchos productos de belleza están diseñados para ser exprimibles, giratorios y portátiles y a menudo contienen tapas, etiquetas y bombas que los hacen más difíciles de reciclar. Y en segundo lugar, las plantas de reciclaje locales no pueden reciclar ciertos materiales.

Pero podemos hacerlo mejor. Aunque podemos elegir productos completamente libres de plástico, como las barras de champú sólidas y los lápices labiales recargables de Lush, o marcas como Cosmydor que no tienen una política de plásticos, todavía queda el problema de no saber cómo reciclar nuestros envases vacíos. Afortunadamente, hay muchas empresas que están dando un paso adelante a la hora de ayudar a salvaguardar el planeta, como el plan de reciclaje en las tiendas de The Body Shop, MAC’s Back to MAC, que recompensa a los clientes con un lápiz labial gratis si traen seis contenedores vacíos de lápiz labial, y el programa de reciclaje de ropa de H&M, que anima a los compradores a donar una bolsa de ropa vieja con un incentivo de 5 libras esterlinas en un bono.

MÁS GLOSS: 10 cambios de baño que reducirán su huella plástica

Y ahora John Lewis también se ha unido a la revolución introduciendo un servicio para animar a los clientes a reciclar sus productos de belleza vacíos. Los grandes almacenes se han asociado con TerraCycle para lanzar el programa BeautyCycle, que promete «eliminar la idea de residuo» reciclando lo que antes era «no reciclable».

terracycle-recycle-box.png

Treinta y seis tiendas en todo el Reino Unido que tienen una sección completa de belleza están participando en la prueba de un mes de duración y cada una de ellas utilizará la Caja de Desperdicios Cero de TerraCycle, la cual puede tomar envases vacíos de cualquier marca de maquillaje o cuidado de la piel – tantas como quiera, un mínimo. La iniciativa está actualmente disponible para medio millón de miembros de fidelización de John Lewis & Partners, que recibirán un bono de 5 libras esterlinas para gastar en cualquier tienda de productos de belleza.

TerraCycle es considerado uno de los líderes mundiales en el reciclaje de materiales difíciles de reciclar. La empresa toma envases de belleza vacíos y los separa en metales, fibras y plásticos. Cada pieza se recicla, se composta o, en el caso de los plásticos, se convierte en pellets que se pueden moldear en nuevos productos como contenedores de almacenamiento, madera plástica y muebles de exterior.

Hablando sobre la nueva asociación, Martyn White, gerente senior de sostenibilidad de John Lewis & Partners, dijo: «Nuestros clientes son cada vez más conscientes de lo que compran y de lo que les sucede a los productos una vez que han llegado al final de su primera vida. Los productos de belleza son notoriamente difíciles de reciclar, lo que puede dificultar que los clientes sepan qué hacer con ellos, lo que a menudo significa que terminan siendo arrojados a la basura.

«Uno de nuestros objetivos clave es hacer que’ser sostenible’ sea lo más fácil posible para los clientes, para que no tenga que ser una elección difícil. La prueba BeautyCycle nos ayudará a hacer precisamente eso, permitiendo a los clientes comprar y disfrutar de los productos de belleza de una manera más sostenible, asegurando que los materiales se reutilizan de la mejor manera posible».

La iniciativa forma parte de la campaña del minorista Better Way of Doing Business, cuya misión es ayudar a los clientes a deshacerse responsablemente de los productos cuando terminen con ellos. El año pasado, John Lewis & Partners probó una nueva plataforma que permitía a los clientes recoger artículos de moda de su casa y reutilizarlos o reciclarlos. Y el supermercado Waitrose, que también es propiedad de John Lewis, está probando actualmente un esquema de «traiga su propio» contenedor para reducir los desechos plásticos.

Si la prueba BeautyCycle tiene éxito, John Lewis ampliará la iniciativa.

El régimen acepta todo tipo de envases, desde botellas y tapas de champú hasta botellas y tarros de loción, pasando por tubos para brillo labial y máscara de pestañas. El único envase no aceptado por el programa son las latas de aerosol, las botellas de esmalte de uñas y las botellas de fragancia, debido a su potencial inflamabilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here