Cosas que no debes hacer cuando tienes agujetas

0
302
cuanto duran las agujetas

El ejercicio físico es una de las actividades más beneficiosas para el organismo, convergiendo el bienestar del cuerpo con el de la mente en un grado de excelencia incuestionable. Debido a ello, debemos encontrar actividades que nos apasionen y nos hagan mantenernos activos de forma constante. Ahora bien, cuando abandonamos el sedentarismo y comenzamos a abogar por una rutina deportiva, lo más común es sentir esas molestas agujetas; por lo que, en caso de que esto suceda, es prioritario saber cómo actuar y qué medidas hemos de tomar para evitar trascendencia alguna.

No permanezcas inactivo

El dolor asociado a las agujetas pronto nos incita a detener la rutina hasta que recuperemos la normalidad en el cuerpo; sin embargo, sabiendo cuanto duran las agujetas, pronto nos percatamos de que esto está contraindicado para nuestro progreso. Si acabas de comenzar a hacer deporte y tus músculos no estaban acostumbrados, lo más probable es que sientas molestias hasta cinco días después de la actividad, algo que no es excusa para descansar.

Continuar con nuestra rutina, sin hacer sobreesfuerzos, es una manera de evitar que el dolor persista. Las agujetas surgen a raíz de la rotura muscular, base para que este se desarrolle y adquiera tanto fuerza como volumen; sin embargo, al mantenernos activos, contribuimos a que la maquinaria no se detenga y se adquiera una continuidad en el progreso deportivo. A su vez, esto reducirá notablemente el dolor que sentimos, evitando que la duración de las agujetas se extienda varios días.

Puede que cuando volvamos a hacer ejercicio, sintamos varias molestias; no obstante, aplicando frío y realizando masajes podemos contrarrestar estos efectos. Bien es cierto que debemos tomarnos con calma el deporte y no forzar los límites que tenemos; pero quedarse completamente inactivos es algo que no debemos hacer cuando tenemos agujetas, base fundamental de nuestro desarrollo físico.

Dietas equilibradas como clave contra las agujetas

Tan pronto como decidimos comenzar a hacer ejercicio, hemos de complementar la rutina con una planificación detallada de la dieta. Una convergencia organizativa en la que adecuamos el esfuerzo que realizamos a la energía de la que dispone el organismo; por lo que, en caso de sentir agujetas, resulta prioritario mantener esta alimentación que hemos comenzado a ingerir.

En este orden de ideas, las proteínas, los carbohidratos y los lácteos son recursos de lo más beneficiosos para el cuerpo. Este tipo de nutrientes aporta un valor calórico orientado a la pronta recuperación de los músculos, superando en el menor marco de tiempo posible el dolor después de las horas de deporte; todo ello manteniendo esa rutina que acostumbrará al cuerpo al ejercicio que hacemos.

Por otro lado, pero no menos importante, la hidratación es también un punto crucial. Tanto antes como después de la actividad física, resulta imprescindible hidratarse, previniendo que el dolor de las agujetas llegue a surgir. Un hecho que no todo el mundo lleva a cabo y que, por supuesto, puede dañar drásticamente nuestro cuerpo.

Estiramientos constantes y medicamentos

Siguiendo en la línea de no permanecer quietos, una de las acciones que más debemos tener presentes es la de realizar estiramientos antes de empezar la rutina y al concluirla. En caso de que igualmente tengamos agujetas, en cuanto las comenzamos a sufrir, debemos estirar estas zonas en aras de reducir el dolor y dar actividad a los músculos.

Si nada de lo anterior funciona y no sabemos cómo actuar, poner la confianza en la medicina es también una buena solución. No debemos ingerir medicamentos por cuenta propia o suplementos cuyos efectos secundarios desconocemos; pero, con remedios como el paracetamol —antiinflamatorio—, reducimos notablemente estos síntomas.

Las agujetas son algo completamente natural y son signo de que nuestro cuerpo ya está empezando a mejorar su condición física. En consecuencia, en lugar de parar y volver al sedentarismo del que tanto nos ha costado salir, resulta mucho más acertado aprovechar todas aquellas técnicas que reducirán la molestia y nos harán volver al deporte de inmediato. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here