El oro y sus diferentes presentaciones

0
142
presentaciones en oro

 Cuando pensamos en el oro, por lo general, la tendencia es hacernos preguntas como: “¿Cuáles son las presentaciones de oro que existen?”. “¿Cómo es medida la pureza del oro?”, “¿Cuál es la diferencia entre quilates?”, “¿Qué es un quilate?”. Pues olvídate de todo ello, a partir de ahora vas a conocer mucho más sobre el oro y las diferentes presentaciones en que lo puedes encontrar. Vamos a ello.

¿Qué son los quilates y cómo los podemos relacionar con el oro?

En pocas palabras, la pureza que tenga una pieza de oro se va a medir en “quilates”. Los quilates son una terminología empleada para medir la cantidad de pureza que presenta el oro, siendo así que mientras más quilates presente una pieza, más pureza tendrá la misma y, por ende, el precio que tenga va a ser mayor.

Exceptuando el oro de 24k, que se conoce normalmente como “oro puro”, pues es mucho más suave que la plata pura, y el brillo y belleza que transmite no se compara con otro oro aleado. El único problema de esta pureza es que, dada su gran ductilidad, suavidad y maleabilidad, es prácticamente inútil para ser utilizado en joyería. Es por ello que este oro se usa, por lo general, en la elaboración de lingotes de oro.

Sin embargo, las otras presentaciones como las de 9k, 10k, 14k, 18k y 22k, se componen a partir de aleaciones de otros metales y oro. Esta cantidad de metales es reflejada en la escala de quilates, donde los grados más populares a comercializar van desde los 9k hasta los 18k. Estas presentaciones usualmente se mezclan con metales como el zinc, cobre, plata y paladio, pues le permiten a la joya contar con una mayor resistencia contra el desgaste y los roces que sufra la pieza.

¿Cómo se puede saber la cantidad de quilates que tiene el oro?

Si deseamos saber, por ejemplo, cuántos quilates tiene unos pendientes de oro de 9 kilates, la técnica más rápida es observar el anverso de la pieza, la marca o sello de pureza y verificar la calidad del oro. En estas se indica el porcentaje de oro con el cual la pieza fue elaborada. No obstante, la finura también es otro método con el cual es posible expresar la calidad y pureza de una pieza de oro. En estos casos, los sellos habituales de finura del oro tienden a ser:

  • .999
  • .917
  • .750
  • .583
  • .417

Estas cifras son básicamente la representación de la pureza del oro presente en la pieza en partes por mil.

¿Qué tienen de diferentes las piezas de oro de 9k, 10k, 14k, 18k y 24k?

Es posible destacar que la única diferencia que se encuentra entre las piezas de oro de 9k, 10k, 14k, 18k y 24k es la cantidad de porcentaje de oro puro que cada una de ellas posee, es decir, mientras más sean los quilates, mayor será la cantidad de oro puro presente en la pieza.

Para que puedas familiarizarte un poco mejor con todas estas diferencias, ahora te vamos a describir las diferencias que hay entre los diferentes tipos de oro utilizados en las joyerías, algunas características, su composición, aplicaciones y diferencias:

Oro de 24 quilates

El grado de pureza de esta presentación es de un 99,9%, por lo cual es considerado como oro puro. Este se observa como un metal blando, amarillo, maleable y muy brillante que no reacciona con prácticamente ningún producto químico, aunque si puede llegar a ser algo sensible al cloro. Es por ello que los lingotes de oro tienden a elaborarse en esta pureza.

Generalmente, es posible encontrar anillos con este grado de pureza. Esto es sencillamente porque el oro puro es un metal muy suave que se dobla y rasca fácilmente, por ende, el oro puro no es práctico para un uso diario. Este es el motivo por el que una gran cantidad de aleaciones de metal son añadidas al oro de 24 quilates para que sea más resistente y duradero.

Esta presentación habitualmente se mezcla con otros metales como el paladio, plata, platino o níquel para que adquiera una mayor durabilidad.

Es cierto, existen anillos de oro puro, pero son utilizados siempre para la joyería de más alta calidad. Mientras que en las joyas más comunes no se observa, aunque a veces en piezas pequeñas como los pendientes que presentan un menor desgaste, si se pueden conseguir.

Oro de 18 quilates

Conocido popularmente como “oro de ley” u “oro alto”, el oro de 18 quilates presenta un grado de pureza aproximado del 75%. Es utilizado frecuentemente en orfebrerías y joyerías ya que, se compone por 18 piezas de oro más 6 piezas de otros metales como cobre y plata, presentando una contextura mucho más estable que en el caso del oro puro, haciéndolo perfecto para confeccionar joyas.

Este es uno de los más costosos, pero también es el que se empaña menos. No obstante, tiende a ser más propenso a afectarse por el desgaste diario por su suavidad. Por esto, las piezas de esta pureza deben tratarse con mayor cuidado.

Como dato adicional, este es uno de los grados de pureza que mayormente se utiliza en las joyerías más destacadas de toda Europa, siendo abanderadas las situadas en países como España, Italia y Francia.

Oro de 14 quilates

Oro de gran calidad pero mucho más accesible. Se le conoce como el “oro bajo”, pues se encuentra compuesto por 14 piezas de oro y 10 piezas de otros metales, presentando así una pureza del 60%.

Este oro es bastante duradero, presenta una tonalidad amarilla suave y no se distingue tan fácilmente de los quilates superiores. Los anillos de esta pureza son populares en bodas y compromisos americanos.

Oro de 9 quilates

Una de las opciones más simples de presentación de los quilates de oro, donde 9 piezas son de oro puro, y entre unas 14 y 15 de otros metales, presentando una pureza de entre el 38 y el 40%. Esta presentación se percibe un poco más pálida en comparación a las 14k, pero solo ante ojos expertos.

Se ha hecho muy conocida durante las crisis económicas, pues es una de las mejores y más rentables opciones para ahorrar en joyería de una forma accesible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here